Inicio teorías Biología Matemáticas SLIDES Mis poesías

"Leer te condena a muchas cosas terribles, sobre todo a la lucidez; te acerca más a las cosas en su esencia, que a menudo es desagradable, pero también te da los mecanismos analgésicos y compensatorios para enfrentarte a ellas"

Arturo Pérez reverte





domingo, 9 de septiembre de 2018

Extinción de los gorriones





Los gorriones se extinguen a pasos acelerados

Los gorriones desaparecen de los pueblos y las ciudades: su población ha caído en 25 millones de ejemplares en 20 años

Los gorriones están desapareciendo. Quizá no se llegue a su extinción total, como los dinosaurios, pero al ritmo que sus poblaciones están disminuyendo en los campos y las ciudades su presencia pasará a ser anecdótica. Según la ONG ecologista SEO (Sociedad Española de Ornitología) / Bird Life entre 2015 y 2016, la población de esta pequeña ave se ha reducido un 7%, y se espera que para este año siga la misma tendencia descendente. En los últimos 20 años, al menos 25 millones de gorriones han desaparecido de España.El país no es una excepción: la disminución está sucediendo en toda Europa: desde 1980 hasta 2013 la población ha caído un 63%. En ciudades como Londres, es más fácil toparse con un zorro o una ardilla en un parque que con un gorrión.

El gorrión común es la especie más comprometida

En España hay cinco especies de esta ave: el gorrión común (Paser domesticus) y el molinero (Passer montanus) son los más populares, el chillón (Petronia petronia) –más abundante en ambientes forestales-, el moruno (Passer hispaniolensis), que se encuentra sobre todo en Andalucía y Extremadura y el alpino (Montifringilla nivalis), que vive en las altas cumbres por encima de los 1.500 metros.
Extinción:  en Londres es más fácil toparse con un zorro o una ardilla en un parque que con un gorrión
De todas ellas, las más comprometidas son el común, el molinero y el alpino. Este último sufre las consecuencias del cambio climático y el aumento de las temperaturas en su hábitat, pero en el caso de los dos primeros, las causas tienen relación directa con la actividad del hombre. El común es el más golpeado: su población ha tenido un declive global del 15% desde 1998.
El gorrión común y el molinero anidan en edificios y árboles viejos. Pero los nuevos tipos de construcción, con mayor uso del cemento y el acero, hacen imposible que puedan armar sus nidos. En cuanto a los árboles, las ramas viejas que se retiran para evitar incidentes o caídas también reduce los sitios donde pueden depositar sus huevos. La limpieza urbana también condena al gorrión
Pero no son las únicas causas: la mayor limpieza en las ciudades perjudica su búsqueda cotidiana de comida, que la realiza entre los desperdicios urbanos. Además, el gorrión se enfrenta a la competencia de otras especies cuya población crece al punto de ser consideradas plagas urbanas, como la paloma común y la cotorra argentina.
El gorrión acompaña al hombre allí donde vaya. Y si se abandona un pueblo, las aves también desaparecen. Es lo que sucede en la España deshabitada. Sin humanos que contribuyan a su alimentación condenan a la especie a la migración o muerte. El uso de pesticidas e insecticidas en los cultivos también golpean su población, precisan en la SEO, ya que estas aves también se alimentan de semillas.Así como hasta hace pocas décadas los mineros bajaban con un gorrión enjaulado para detectar posibles fugas de gas, la desaparición de esta especie en los campos y ciudades evidencia el deterioro del ecosistema, y más todavía de un ave que se adapta como pocas a los entornos urbanos.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Teletransporte

Un equipo de físicos de la Universidad de Queensland (Australia) ha sido capaz de mover un átomo con una técnica basada en mecánica cuántica, que podría ser descrita como teletransporte.

La lista de mitos de la ciencia ficción que se han hecho realidad con los años es larga. El teletransporte es uno de esos sueños que han poblado la mente de creadores y aficionados a través del cine o la literatura.

Eso es una cosa y algo radicalmente opuesto son los experimentos científicos que tienen lugar hoy en día. Sin embargo, no hay otra forma de llamar a lo que han conseguido hacer con un átomo investigadores australianos.

El trabajo ha sido llevado a cabo en la Universidad de Queensland, en la ciudad australiana de Brisbane, y sus resultados se recogen en la revista Nature, donde se presenta una explicación detallada del experimento y sus bases. 

La técnica ha llamado tanto la atención que ni siquiera los investigadores se han podido resistir a las comparaciones. “En este proceso la información simplemente aparece en su destino, casi como el teletransporte que se usa en la famosa serie de ciencia ficción Star Trek”, comenta el doctor Arkady Fedorov, una de las cabezas visibles del equipo.¿Pero qué es lo que ocurre realmente? 

El hecho es que se ha logrado enviar un átomo de un lugar a otro dentro de un chip sin que medie un transporte físico. Los científicos denominan información cuántica a la que se ha movido de lugar. Según el doctor Fedorov, el proceso es posible gracias a las leyes de la mecánica cuántica. 

Para ello antes hay que procurar –y este punto es la clave de la investigación– una especie de enlace o correlación, llamado entanglement en inglés, que comparten el origen y el destino de la información.Esta correlación es la que hace posible, según la mecánica cuántica, un fenómeno que hasta ese momento se presentaba como imposible. 

Uno de los aspectos que destacan los investigadores es que este teletransporte cuántico ha sido utilizado en un circuito, al igual que en los ordenadores modernos de hoy existe un circuito por el que viaja la información. 

Aseguran que esta técnica permite mover datos con una velocidad y exactitud muy por encima de lo alcanzado hasta ahora.Las aplicaciones reales del teletransporte cuLos resultados de la investigación podrían emplearse en redes más extensas y chips electrónicos con un rendimiento mayor. La velocidad a la hora de transmitir información servirá en el futuro para mejorar los dispositivos. 

El teletransporte cuántico también puede resultar útil para la seguridad en las comunicaciones y un procesamiento más eficiente de los datos.La investigación en sistemas cuánticos se puede aplicar en diversas disciplinas científicas, desde la física y la ingeniería, hasta la biología o la medicina. Este trabajo abre una puerta a un tipo de comunicación diferente a la que concebíamos hasta ahora y su utilidad abarca multitud de áreas en las que la velocidad de conexión entre dos puntos es fundamental.

De todos modos, vamos muy por detrás de lo que pasaba en las pelis. La princesa Leía iba de un lugar a otro sin dificultad.

Llegaremos a eso alguna vez?

Moony

sábado, 12 de julio de 2014

UNA LUNA MUYYY GRANDE



Durante la súper luna llena del sábado al satélite de la Tierra se le verá un 14 por ciento más grande y un 30 por ciento más brillante que la Luna regular.

El próximo sábado la Luna estará en su punto más cercano a la Tierra en este año, una media hora antes de entrar en su fase de luna llena, lo cual dará un espectáculo raro para quienes a esa hora tengan el cielo oscuro, indicó la agencia espacial estadounidense. 

 La NASA explicó que el sábado a las 11.00 GMT la Luna llegará a su perigeo a una distancia de 356.991 kilómetros de la Tierra. Esto ocurre al menos una vez por mes, y a veces dos veces por mes, con una variación de las distancias de alrededor del 3 por ciento. 

 Pero el sábado 13 de julio y 32 minutos después de su perigeo la Luna entrará en su fase llena por lo cual se verá, desde la Tierra, como la más grande del año. La Luna no estuvo tan cerca de la Tierra desde mayo de 2012 y no volverá a estarlo hasta agosto de 2014. En teoría, la luna llena es algo que dura un momento, pero a la vista humana aparece como “llena” un par de días antes y un par de días después del acontecimiento. Durante la súper luna llena del sábado al satélite de la Tierra se le verá un 14 por ciento más grande y un 30 por ciento más brillante que la Luna regular. 

© Moony

miércoles, 25 de junio de 2014

ALEX




Alex (mayo de 1976 - 6 de septiembre de 2007) fue un loro gris africano y objeto de un experimento durante treinta años (1977 - 2007) por parte de la psicóloga animal Pepperberg, inicialmente en la Universidad de Arizona y más tarde en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Brandeis. Irene Pepperberg compró a Alex en una tienda de mascotas ordinaria, cuando el loro tenía aproximadamente un año de edad.  El nombre de Alex es una sigla del inglés Avian Learning EXperiment (Experimento de Estudio Aviario).

Antes del trabajo de Pepperberg con Alex, la comunidad científica creía que los loros no eran inteligentes y sólo podían usar palabras por imitación, pero los logros de Alex indican que los loros podrían ser capaces de decidir a un nivel básico y utilizar palabras de uso frecuente creativamente. Pepperberg escribió que la inteligencia de Alex estaba a la par con la de los delfines y la de los grandes simios. También dijo que Alex tenía la inteligencia de un niño de cinco años y que no había utilizado todo su potencial en el momento de su muerte.

Dijo también que el loro tenía el nivel emocional de un niño de dos años en el momento de su muerte. La muerte de Alex fue totalmente inesperada, ya que la vida promedio del loro gris africano es de unos cincuenta años. Alex parecía sano el día anterior y fue encontrado muerto por la mañana. La causa de muerte es desconocida. Según un comunicado de prensa emitido por Fundación Alex, “Se había diagnosticado que Alex tendría buena salud en su más reciente reconocimiento físico anual, unas dos semanas antes de su muerte. Según el veterinario que realizó la necropsia, no había ninguna causa obvia de muerte.” Según Irene Pepperberg, la pérdida de Alex no detendrá la investigación, pero será un gran contratiempo. El laboratorio tiene dos aves más, pero sus habilidades no se acercan a las de Alex.

  El 4 de octubre de 2007 La Fundación Alex publicó los resultados patológicos:

Alex murió rápidamente. Tuvo un repentino e inesperado evento catastrófico asociado con la arterosclerosis («endurecimiento de las arterias»). Fue una arritmia fatal, un ataque al corazón o un infarto que le causó la muerte repentina sin sufrimiento. No hubo manera de predecir su fallecimiento. Todas sus pruebas, incluyendo su nivel de colesterol y los niveles de aspiración, eran normales al principio de la semana. Su muerte no guardaba relación con su dieta o su edad. Nuestro veterinario dijo que ha visto eventos similares en aves jóvenes (menores de diez años) o aves con dietas saludables. Es más probable que la genética o el mismo tipo de enfermedades inflamatorias de bajo nivel (imposibles de detectar en aves todavía), que está relacionado con enfermedades cardíacas en humanos, fuera responsable.

 Pepperberg, catalogando los logros de Alex en 1999, dijo que podía identificar cincuenta objetos diferentes y reconocer cantidades hasta seis; que sabía distinguir siete colores y cinco formas, y entender los conceptos “más grande”, “más pequeño”, “mismo”, y “diferente”, y que estaba aprendiendo “arriba” y “abajo”.Alex tenía un vocabulario de aproximadamente 150 palabras, pero era excepcional en esto, ya que parecía comprender sus palabras. Por ejemplo, cuando le mostraban un objeto y le preguntaban sobre su forma, color, o el material, Alex podía etiquetarlo correctamente. Cuando se le preguntaba la diferencia entre dos objetos, también respondía, pero si no había ninguna diferencia entre los objetos, él decía “ninguna”. Cuando estaba harto de las pruebas, decía “me voy”, y si el investigador se molestaba, Alex trataba de calmarlo diciendo “lo siento”. Si decía “quiero un plátano”, pero se le ofrecía una nuez, él la miraba fijamente en silencio, y pedía el plátano otra vez, o tomaba la nuez y la arrojaba al investigador. A preguntas hechas en el contexto de pruebas de investigación, dio la respuesta correcta aproximadamente el 80% de las veces.
La investigación preliminar también parece indicar que Alex sabía transferir el concepto de cuatro pelotas azules de lana sobre una bandeja a cuatro apuntes de un piano. La doctora Pepperberg también lo entrenaba para reconocer el número “4” arábigo como “cuatro”.

En julio de 2005, Pepperberg divulgó que Alex tenía el concepto de cero.

·         Pepperberg estaba entrenando a Alex para reconocer fonemas ingleses, con la esperanza de que él conceptualmente relacionara una palabra escrita con una palabra hablada. Él podría identificar sonidos hechos por combinaciones de dos letras, como «sh» Y «ch».

·         Agarrando una bola de ropa de colores en frente del ave, Pepperberg pregunta “¿de qué está hecho?” en el laboratorio que utiliza para entrenar a sus sujetos. Alex (que podía identificar madera, plástico, metal y papel, entre otros materiales) claramente dice “lana”. Cuando contestaba correctamente, recibía una recompensa, pero tenía que pedirla. Al contrario que los animales en experimentos convencionales de condicionamiento, el loro no recibía nada si no lo pedía por su nombre, después de dar una respuesta correcta a una pregunta decía “quiero una nuez”, y entonces felizmente empezaba a mordisquear el anacardo que se le daba.
·         Cuando la Dra. Pepperberg dejó a Alex con un veterinario para un tratamiento, Alex vocalizó las frases “ven aquí”; “te quiero”; “lo siento”; “quiero volver”.
·         De acuerdo con la Dra. Pepperberg, la última vez que ella vio a Alex fue e 6 de septiembre. Hicieron su rutina de buenas noches en la que ella le dijo que era hora de ir a la jaula. Ella recuerda que Alex dijo “eres buena; te quiero”. Ella respondió “yo también te quiero”. Él dijo “te veré mañana” y ella respondió “sí, te veré mañana”.


·         La primera vez que le presentaron una manzana roja y no habiendo aprendido ninguna palabra para esa fruta, Alex acuñó una nueva palabra: “platan-ezas”, palabra considerada un acrónimo de dos frutas: plátano (por la textura del interior) y “cereza” (por el color y la forma). La Dra. Pepperberg consideró esto un ejemplo de “comunicación compleja en dos direcciones”, donde Alex tradujo un concepto según lo comprendió, de una forma comprensible para los humanos, utilizando su limitado vocabulario de inglés. Alex también utilizaba este concepto cuando se refería a manzanas verdes.




© Moony

domingo, 20 de octubre de 2013

La vida secreta de los perros




Nadie puede negar que los humanos adoramos a los perros. Hombres y perros vivimos juntos desde hace miles de años, pero ¿cuánto sabemos realmente del denominado mejor amigo del hombre?

Este documental utiliza las técnicas cinematográficas más vanguardista para meterse en la piel de nuestros compañeros más queridos y poder mostrar sus súper poderes sensoriales, su extraordinario comportamiento y su lealtad incondicional, pero, sobre todo, para entender su relación con nosotros. Así, el documental revela el modo en el que los perros nos entienden, nos aman y, en algunos casos, nos pueden salvar o mejorar la vida, en una relación que resulta mutuamente beneficiosa.

Siguiendo a un cachorro desde su nacimiento hasta la maternidad, esta hermosa película también muestra historias asombrosas de cómo los perros pasan de ser pequeñas criaturas indefensas -sordas y ciegas en el momento de su nacimiento- a sofisticados animales.





© Moony

sábado, 21 de septiembre de 2013

ESA LUNA GRANDE...



La cercanía del otoño se percibe con una luna
más grande de lo normal




Durante los próximos días se producirá uno de los acontecimientos celestes más bellos del año: la luna llena de septiembre o luna de cosecha.

Se trata de una luna que se puede ver más grande de lo normal debido a una ilusión óptica, y, en tonos rojizos, ya que sale sincronizada con la puesta de sol.

Son los únicos días del año en que no hay oscuridad y la luna brilla toda la noche.

Este episodio se produce los días anteriores a la llegada del equinoccio de otoño, que llegará mañana domingo, y cuando los días y las noches tienen prácticamente la misma duración. Si durante el resto del año el satélite de la Tierra puede retrasar su salida hasta casi una hora después de que el sol se ponga, la luna de la cosecha se eleva casi al mismo tiempo que la estrella desaparece. El cielo de esta época se caracteriza por su color rojo iluminado por la luz de la luna.

Del mismo modo, los astrónomos aficionados también podrán observar estos días a Venus y Saturno que tendrán un encuentro muy cercano en el cielo.

La claridad de estas noches permitirá además, que este fenómeno, se pueda ver sólo con prismáticos.

BUEN OTOÑO



© Moony

jueves, 28 de febrero de 2013

Los ojos azules



Las personas con ojos azules descienden de un solo antepasado que vivió hace 6.000 años Un solo gen es responsable de la mutación que originó este rasgo. La causa de los ojos azules fue una única mutación genética sufrida por un solo individuo hace entre 6.000 y 10.000 años, según ha concluido el profesor Hans Eiberg, de la Universidad de Copenhague, tras más de 10 años de investigaciones.


Este hecho sucedió, curiosamente, al noroeste del mar Negro, según Eiberg, quien explica que "dado que es un gen recesivo, no fue hasta varias generaciones después cuando nació una persona con los ojos azules", lo que redujo en los nuevos "mutantes" el riesgo degenerativo de la endogamia.

Hoy en día, las 150 millones de personas con este color de ojos demuestran el éxito genético que la nueva tonalidad obtuvo, y que su posesión, originalmente exclusiva de la raza caucásica, ha trascendido gracias al mestizaje.

El profesor, que trabaja en el departamento de Medicina Molecular y Celular de la Universidad de Copenhague, reconoce que "desde hace años, especialmente en los últimos 12 meses, estábamos buscando la información genética responsable del color de ojos" y no ha sido hasta ahora cuando han llegado a resultados concluyentes.  

La investigación se inició en 1996 y "comenzó estudiando 50 genes distintos" en busca de una explicación, que se halló finalmente de manera muy focalizada: "La gran sorpresa fue encontrar la causa de todo en un solo gen", resume el doctor danés. La mutación no representa ninguna ventaja o desventaja desde el punto de vista de la genética La clave, según sus estudios, está en el 'OCA2', un gen relacionado con la producción de melanina que, originalmente, puede dosificar su cantidad dentro del espectro entre el marrón -el color predefinido para el ser humano- y el verde, pero nunca para el azul.  



Pero una mutación en un gen adyacente al 'OCA2' provocó que éste, puntualmente, viera condicionada su acción y, en consecuencia, su capacidad para producir la melanina que se traduce en los ojos marrones, según Eiberg. Esta "desconexión", como el estudio dice, del color marrón hasta convertirlo en azul se produjo en la zona caucásica, donde la población agrícola comenzó a emigrar hacia el norte y llegó a Europa. Además, dice el científico, "siempre es más popular el color que escasea". "Sólo hay que meterse en Google y ver una encuesta para descubrir que el 50% de la gente se siente más atraída por el color azul", reconoce el profesor danés.

La manifestación del iris azul es, no obstante, una muestra moderada y específica de lo que este gen mutado puede hacer al neutralizar la melanina, puesto que en su expresión más radical inhibe totalmente la acción del 'OCA2' y tiene como consecuencia el albinismo. Pero por mucho que algunas de las miradas más cinematográficas del séptimo arte, como la de Paul Newman o Greta Garbo, fueran de este color, "las personas con ojos azules tienen una diferencia mínima en la secuencia del ADN" que no tiene repercusión más allá de esa pequeña variación física, aclara Eiberg, tras haber realizado estudios en personas danesas, jordanas y turcas. "No es una mutación positiva ni negativa", explica el estudio, "y no reduce ni aumenta las posibilidades de supervivencia", aunque es verdad que "la alta frecuencia de los ojos azules en los individuos de Escandinavia indica la selección positiva de este fenotipo en un área concreta".  

Ahora, mientras anuncia que su descubrimiento también puede tener aplicaciones médicas en "los tratamientos para el cáncer, pues toda modificación genética es relevante para entender la enfermedad", Eiberg admite que su relación con el color azul, tras publicar su estudio en 'Human Genetics', ha terminado. "Hay muchos investigadores interesados en estos momentos en el color azul, así que ahora intentaré entender mejor los ojos verdes", concluye.

Mecachis... los tengo oscuros...
© Moony

sábado, 2 de febrero de 2013

Ángeles Caso


Artículo publicado en La Vanguardia, escrito por la periodista Ángeles Caso

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado             inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.


Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.
Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.


Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada o todo.


Y yo me adhiero a todas sus palabras, Tú ¿no?


© Moony

lunes, 4 de junio de 2012

¿Multiverso o Universo único?



La idea de múltiples universos es mucho más que una fantástica invención
Aparece de manera natural en diversas teorías y merece ser tomada en serio

Nuestro universo podría ser únicamente un islote aislado en el seno de un inmenso “multiverso”. Muchos modelos actuales, ya sean admitidos (como la relatividad general) o especulativos (como la teoría de cuerdas), conducen naturalmente a multiversos. Estos universos múltiples no son teorías, sino consecuencias de teorías elaboradas para responder a cuestiones específicas de la física de partículas o de la gravitación. Muchos problemas centrales de la física teórica –complejidad y naturalidad- encuentran así una explicación natural. Esta propuesta revolucionaria no está sin embargo exenta de peligros conceptuales y exige una profunda reflexión epistemológica. Por Aurélien Barrau (*).

¿Es nuestro universo en su conjunto una pequeña isla contenida dentro de un meta-mundo infinitamente vasto y diversificado? Este hecho podría ser una de las más importantes revoluciones en la historia de las cosmogonías o, por el contrario, solamente una engañosa declaración que refleja nuestra incapacidad de comprensión de la mayoría de las leyes fundamentales de la física.

La idea en sí misma no es nueva: desde Anaximandro hasta David Lewis, los filósofos han considerado a fondo este hecho incierto. Lo que resulta especialmente interesante hoy día es que emerge, casi de manera natural, a partir de algunas de nuestras mejores –aunque a menuda más especulativas- teorías físicas. El multiverso no es un modelo, sino una consecuencia de nuestros modelos. Ofrece una comprensión obvia de la peculiaridad del estado físico de nuestro propio universo. La propuesta es atractiva y creíble, pero requiere de una profunda reconsideración de la física actual.

A primera vista, el multiverso parece descansar fuera de la ciencia porque no puede ser observado. ¿Cómo –siguiendo la prescripción de Karl Popper- puede una teoría ser refutada si no podemos comprobar sus predicciones? Esta manera de pensar no es en realidad correcta en el caso del multiverso por varias razones. En primer lugar, las predicciones pueden realizarse en el multiverso: éste nos conduce sólo a resultados estadísticos, pero también es cierto que cualquier teoría física de nuestro propio universo se debe tanto a las fluctuaciones cuánticas fundamentales como a la medición de incertidumbres.

En segundo lugar, nunca ha sido necesario comprobar todas las predicciones de una teoría para considerarla científicamente legítima. La relatividad general, por ejemplo, ha sido verificada ampliamente en el mundo visible y esto nos permite aplicarla a los agujeros de gusano, incluso a pesar de que resulta imposible entrar en ellos para probarla. Por último, el racionalismo crítico de Popper no representa la última palabra en la filosofía de la ciencia.

Sociólogos, estudiosos de la estética y epistemólogos han demostrado que existe otro criterio de definición que considerar. La historia nos recuerda que la definición de ciencia sólo puede proceder de la praxis: ningún área en actividad de la creación intelectual puede ser estrictamente delimitada desde fuera. Si los científicos necesitan modificar las fronteras de su propio campo de investigación, sería difícil justificar una fórmula filosófica que los prevenga de hacerlo. Ocurre lo mismo en arte: casi todas las innovaciones artísticas del siglo XX han transgredido la propia definición de arte legada por la estética del siglo XIX. Al igual que la ciencia y los científicos, el arte viene definido desde el interior, por los propios artistas.


Una posibilidad real

Por todas estas razones, se debe considerar seriamente la posibilidad de que vivamos en un multiverso. Esto podría ayudar a comprender los problemas de la complejidad y de la sencillez. El hecho de que las leyes y consensos de la física parezcan tan afinados como para permitir la existencia de la vida en ingentes cantidades procedentes de valores extremadamente “improbables”, resulta obvio a partir de la suposición de que nuestro universo es sólo una pequeña parte de un vasto multiverso, en el que las diferentes regiones presentan leyes distintas. Desde esta perspectiva, vivimos en una de las áreas “antrópicamente favorables”. (En cosmología el principio antrópico establece que cualquier teoría válida sobre el universo tiene que ser consistente con la existencia del ser humano.)

Esta selección antrópica posee dimensión estrictamente teleológica y no teológica, sin ninguna relación con cualquier tipo de “diseño inteligente”. No sería otra cosa que la generalización evidente del efecto de selección que ya debe ser considerado dentro de nuestro propio universo. Cuando se maneja cualquier muestra, resulta imposible no preguntarse si es representativa del conjunto entero, y esta cuestión por supuesto debe extenderse cuando se considera nuestro universo dentro del multiverso.

El multiverso no es una teoría. Aparece como consecuencia de algunas teorías, que además tienen otras predicciones que pueden probarse dentro de nuestro propio universo. Existen muchos tipos distintos de multiversos posibles, dependiendo de las teorías particulares, estando algunas de ellas incluso posiblemente entretejidas.

El multiverso más elemental

El multiverso más elemental es simplemente el espacio infinito predicho por la relatividad general –al menos para las geometrías plana e hiperbólica-. Un número infinito de volúmenes de Hubble (o universo observable) debería llenar este meta-mundo. En una situación así, cualquier cosa posible (por ejemplo, compatible con las leyes de la física tal y como las conocemos) podría ocurrir. Esto es verdadero porque un acontecimiento con una probabilidad no desvanecida tiene que darse en algún lugar, si el espacio es infinito.

La estructura de las leyes de la física y de los valores de los parámetros fundamentales no puede ser explicada por este multiverso, pero numerosas circunstancias específicas sí pueden comprenderse a partir de las selecciones antrópicas. Algunos lugares son, por ejemplo, menos homogéneos que nuestro volumen de Hubble, así que no podríamos vivir en ellos porque son menos propicios para la vida que nuestro propio universo, en el que las fluctuaciones primordiales están perfectamente adaptadas para dar lugar a la formación de estructuras.

La relatividad general también se enfrenta al tema del multiverso cuando trata los agujeros negros. La máxima extensión analítica de la geometría de Karl Schwarzschild, como se expone conforme a los diagramas de Penrose-Carter, muestra que podría observarse otro universo desde el interior de un agujero negro. Se sabe con seguridad que esta interesante característica desaparece cuando el colapso se considera dinámicamente.

La situación se vuelve sin embargo aún más interesante en los agujeros negros, cargados eléctricamente y rotantes, en los que un conjunto infinito de universos con gravedad atractiva o repulsiva aparecen en el diagrama. Los agujeros de gusano que probablemente conectan estos universos son extremadamente inestables, pero eso no altera el hecho de que esta solución revela en sí otros universos (u otras partes de nuestro propio universo, según la topología), accesibles o no. Este multiverso es, empero, muy especulativo, y podría ser sólo una entelequia matemática. Aún más, nada nos permite comprender de manera explícita como se ha formado.

Pluriverso y agujeros negros

Un pluriverso mucho más interesante está asociado con el interior de los agujeros negros cuando se tienen en cuenta las correcciones cuánticas a la relatividad general. Los saltos deberían sustituir a las singularidades en la mayoría de las aproximaciones a la gravedad cuántica, y esto conduce a una región del espacio-tiempo en expansión en el interior del agujero negro, que puede ser considerada como un universo.

En este modelo, nuestro propio universo podría haber sido creado por un proceso de este tipo, y podría tener también un gran número de universos descendientes, gracias a sus numerosos agujeros negros estelares y supermasivos.

Este hecho podría conducir a una especie de selección natural cosmológica en la que las leyes de la física tendieran a maximizar el número de agujeros negros (porque este tipo de universos generan más universos del mismo tipo).

Por otro lado, también permitiría diversas pruebas posibles de observación que podrían refutar la teoría y que no se afianzarían en el uso de ningún argumento antrópico.

Sin embargo, no está claro cómo las constantes de la física podrían ser heredadas de un universo progenitor por los universos descendientes con sólo pequeñas variaciones arbitrarias, y el modelo detallado relacionado con este escenario aún no existe.

Multiverso y Teoría de Cuerdas

Uno de los multiversos más ricos es el asociado con el hallazgo fascinante de la cosmología inflacionaria y la teoría de cuerdas. Por un lado, la inflación eterna puede ser comprendida considerando un campo escalar masivo que tendría fluctuaciones cuánticas que, en la mitad de las regiones, incrementarían su valor. En la otra mitad, las fluctuaciones reducirían el valor del campo.

En la mitad en que los campos aumentan, la cantidad extra de densidad de energía originaría una expansión del universo más rápida que en la otra mitad, en la que los campos disminuyen.

Tras un tiempo, más de la mitad de las regiones tendrían un valor mayor que el del campo, simplemente porque se expanden más rápido que en las regiones de campo débil. La media del valor del volumen del campo se elevaría entonces, y siempre habría regiones en las que el campo es alto: la inflación se convertiría en eterna. Las regiones en las que el campo escalar fluctuaría a la baja se desgajarían del árbol de inflación eterna y saldrían de la inflación.

Tercer cambio de paradigma


Por otro lado, la teoría de cuerdas ha afrontado recientemente un tercer cambio de paradigma. Tras las revoluciones de la supersimetría y de la dualidad, ahora tenemos el “paisaje”. Esta metáfora hace referencia a un gran número (quizá 10 elevado a 500) de posibles falsos vacíos de la teoría. Las leyes de la física conocidas podrían simplemente corresponder a una isla específica entre muchas otras. El gran número de posibilidades surge a partir de diferentes elecciones de variedades de Calabi-Yauh y de diferentes valores de flujos magnéticos generalizados sobre diferentes ciclos de homología.

Entre otros enigmas, el increíblemente extraño valor de la constante cosmológica (¿por qué están los 119 primeros decimales del valor “natural” exactamente compensados por algunos fenómenos misteriosos, pero no los 120 primeros?) podría aparecer simplemente con un efecto de selección antrópica, dentro de un multiverso donde casi cada valor posible está concretado en algún lugar.

En esta etapa, cada universo-burbuja está asociado con una realización de las leyes de la física y contiene en sí mismo un espacio infinito en el que todos los fenómenos contingentes ocurren en algún lugar. Dado que todas las burbujas se encuentran desconectadas causalmente para siempre (debido a la rápida “creación espacial” por la inflación), no sería posible viajar y descubrir nuevas leyes físicas.

Este multiverso –si fuera verdadero- supondría un cambio radical en nuestra profunda comprensión de la física. Las leyes reaparecerían como tipos de fenómenos; el precepto ontológico de nuestro universo debería ser abandonado. En otros lugares del multiverso existirían otras leyes, otras constantes, otra cantidad de dimensiones; y nuestro mundo sería sólo una pequeña muestra. Esto podría suponer la cuarta herida narcicista, tras las producidas por Copérnico, Darwin y Freud.



Multiverso y mecánica cuántica


La mecánica cuántica se encuentra probablemente entre las primeras ramas de la física que han conducido a la idea del multiverso. En algunas situaciones, predice de manera inevitable la superposición.

Para evadir la existencia de los gatos de Schrödinger macroscópicos, simultáneamente muertos y vivos, Bohr introdujo un postulado de reducción que presenta dos desventajas considerables: la primera, que lleva a una interpretación filosófica extremadamente intrincada en la que la correspondencia entre las matemáticas subyacentes de la teoría física y el mundo real dejaría de ser isomórfica (al menos no lo sería en todos los tiempos) y, en segundo lugar, viola la unitariedad (una propiedad matemática de las ecuaciones). Ningún fenómeno físico conocido – ni aún la evaporación de los agujeros negros en las descripciones modernas- hace esto.

Existen buenas razones para considerar seriamente la interpretación de muchos mundos de Hugh Everett. Cada resultado posible de cada acontecimiento puede definirse o existir en su propia historia o universo, a través de la decoherencia cuántica, versus el colapso de la función de onda.

En otras palabras, hay un mundo donde el gato está muerto y otro en el que sigue vivo. Esto es, simplemente, una manera de ajustarse estrictamente a las ecuaciones fundamentales de la mecánica cuántica. Los mundos no se encuentran separados espacialmente, sino que existirían más como universos “paralelos”.

Esta interpretación sorprendente resuelve algunas paradojas de la mecánica cuántica, pero resulta vaga en lo que se refiere a la determinación del momento en que los universos se concretan. Este multiverso es complejo y, dependiendo de la naturaleza cuántica de los fenómenos de otros tipos de multiversos, podría originar niveles más o menos altos de diversidad.

El multiverso, una consecuencia

Asimismo, pueden imaginarse multiversos más especulativos, relacionados con un tipo de democracia matemática platónica o con el relativismo nominalista. En cada caso, resulta importante subrayar que el multiverso no es una hipótesis inventada para contestar a una cuestión específica. Simplemente, es una consecuencia de una teoría normalmente construida con otro propósito.

Lo curioso es que esta consecuencia también resuelve muchos problemas complejos y naturales. En la mayoría de los casos, incluso parece que la existencia de muchos mundos se acerca al principio de economía de Ockham, que determina que la asunciones ad hoc deberían añadirse a los modelos para eludir la existencia de otros universos.

Con un modelo dado, por ejemplo, el paradigma de la inflación de las cuerdas, ¿es posible hacer predicciones en el multiverso? En principio, sí, al menos en una aproximación de Bayes.

La probabilidad de observar el vacío i (y las leyes físicas asociadas) es simplemente Pi = Piprior fi, donde Piprior viene determinado por la geografía del paisaje de la teoría de cuerdas y las dinámicas de la inflación eterna, y el factor fi de selección caracterizaría los cambios para un observador para evolucionar en el vacío i.

Esta distribución concede la probabilidad a un observador seleccionado aleatoriamente para estar en un vacío dado. Claramente, las predicciones sólo pueden hacerse por probabilidades, pero esto ya sucede en la física estándar.

El hecho de que podamos observar sólo una muestra (nuestro propio universo) no cambia el método cualitativamente y aún permite la refutación de modelos a ciertos niveles dados de fiabilidad. Las claves aquí son las peculiaridades bien conocidas de la cosmología, incluso en un solo universo: el observador se encuentra sumergido en el sistema descrito; las condiciones iniciales son críticas; el experimento es irreproducible “localmente”; las energías involucradas no han sido probadas experimentalmente en la Tierra; y la flecha del tiempo debe ser conceptualmente revertida.

Atajos técnicos


Sin embargo, esta aproximación estadística para testar el multiverso sufre severos atajos técnicos. Primero, mientras parece natural identificar la probabilidad previa con la fracción de volumen ocupada por un vacío dado, el resultado depende sensiblemente de la elección de una hipersuperficie similar al espacio en la que la distribución debe ser evaluada. Este es el llamado “problema de medida” en el multiverso.

Segundo, es imposible proporcionar cualquier sensible estimación de fi. Esto requeriría de una comprensión sobre lo que es la vida –e incluso sobre lo que es la conciencia- y simplemente queda fuera del alcance por el momento. Exceptuando algunos casos favorables –como, por ejemplo, cuando todos los universos del multiverso presentan una característica dada que resulta incompatible con nuestro universo- es difícil refutar explícitamente un modelo en el multiverso. Pero la dificultad práctica no significa que esto sea intrínsicamente imposible. El multiverso permanece dentro del campo de la ciencia popperiana.

Cualitativamente no difiere de otras propuestas relacionadas con las formas comunes de hacer física. Claramente, se necesitan nuevas herramientas matemáticas y predicciones más ajustadas al paisaje (que básicamente es completamente desconocido) para que la falsabilidad sea algo más que un principio abstracto en este contexto. Además, la falsabilidad es sólo un criterio entre muchos otros posibles y probablemente no debería ser sobredeterminado.

Dos posibles hipótesis


Cuando afrontamos la cuestión del increíble ajuste requerido por los parámetros fundamentales de la física para permitir la emergencia de la complejidad, existen varias vías posibles de pensamiento. Si no se desea utilizar a Dios o a un increíble azar que hayan provocado unas condiciones iniciales extremadamente precisas, quedan dos hipótesis posibles.

La primera sería considerar que dado que la complejidad –y, en particular, la vida- es un proceso adaptativo, podría haber emergido en casi cada tipo de universo. Esta es una respuesta seductora, pero nuestro propio universo nos ha demostrado que la vida requiere de condiciones muy específicas para existir. Resulta difícil imaginar la vida en un universo sin química o con otro número de dimensiones.

La segunda idea es aceptar la existencia de muchos universos con diferentes leyes, y que nosotros estaríamos en uno de ellos, compatible con la complejidad. El multiverso no se imaginó para contestar esta cuestión específica, pero “espontáneamente” aparece en teorías físicas serias, por lo que puede ser considerado como la explicación más simple a la misteriosa cuestión de la naturalidad. Esto por supuesto no prueba que el modelo sea correcto, pero se debe resaltar que no hay en absoluto un antropocentrismo “pre-copernicano” en este proceso de pensamiento.

¿Idea engañosa?

Bien podría ser que la idea entera de múltiples universos sea engañosa. También que el descubrimiento de las leyes más fundamentales de la física vuelvan obsoletos los mundos paralelos en unos cuantos años o que con el multiverso la ciencia esté entrando en un camino sin retorno.

La prudencia es una máxima cuando la física nos habla de los espacios invisibles. Pero también podríamos encontrarnos ante un profundo cambio de paradigma que revolucionaría nuestra comprensión de la naturaleza y que abriría nuevos campos de posibles pensamientos científicos.

Dado que reposa en la frontera de la ciencia, estos modelos son peligrosos, pero ofrecen una extraordinaria posibilidad para la interrelación constructiva con otras ramas del conocimiento humano. El multiverso es una idea arriesgada pero, de nuevo, no debemos olvidar que el descubrimiento de nuevos mundos siempre resulta peligroso.

(*) Aurélien Barrau, físico del Laboratorio de Física Subatómica y de Cosmología de Grenoble, fue en 2006 Premio Internacional Bogoliubov para jóvenes científicos por sus investigaciones sobre “los fenómenos cuánticos en las cercanías de los agujeros negros”. El artículo que ahora reproduzco se publicó originalmente en el CERN Courier, Diciembre 2007, págs. 13-16. Se reproduce con autorización del CERN Courier y de su autor. Traducción del ingles: Yaiza Martínez. Copyright CERN.

© Moony

martes, 29 de mayo de 2012

Ay, Bankia...


© Moony